Cómo realizar una entrevista

¿Cuáles son los objetivos de la Entrevista?

  1. Recabar información sobre el candidato: conocer a la persona, características, necesidades e intereses.
  2. Explorar la trayectoria profesional y personal del candidato, así como sus competencias conductuales específicas para el puesto.
  3. Conocer la motivación del candidato y su ajuste al entorno de trabajo en el que se espera su incorporación.
  4. Aportar información sobre el puesto de trabajo para el que se selecciona: que el candidato evalúe su interés por él.
  5. Motivar y alentar al candidato para que continúe en el proceso de selección hasta el final.
  6. La entrevista de trabajo no deja de ser un proceso de venta y ‘seducción’. Cualquier mensaje que pretendamos transmitir está formado por dos aspectos:
    1.     Aspecto de contenido:   Nivel racional
    2.     Aspecto de relación:   Nivel emocional

Nos ven, antes de oírnos. La imagen personal tiene especial importancia. Para acertar con el vestuario, lo que importa es ser coherente y acatar lo que dictan las normas en relación al sector de actividad empresarial y el lugar concreto al que optas.

El entrevistador quiere una persona sociable que sea capaz de integrarse en la empresa con un buen trato con los demás compañeros y clientes. Las personas tendemos a ayudar y pensar mejor sobre aquellos que nos caen bien. Si sonreímos estamos afectando a las emociones del entrevistador y damos una impresión más positiva en su evaluación. La sonrisa atrae, sugiere confianza y optimismo, relaja y disimula los nervios y predispone positivamente a nuestros interlocutores.

El contacto visual potencia el interés y facilita la comunicación. Mira alternativamente a todos tus interlocutores con una mirada directa y anual. Asentir con la cabeza denota escucha activa y disposición. Jugar con objetos denota nerviosismo e inseguridad. Frotarse las manos denota impotencia. Entrelazar los dedos demuestra autoridad y voluntad de entendimiento.

El lenguaje debe ser claro, simple y estructurado, evitar ‘muletillas’ y ‘palabrotas’. Hay que ser honesto y sincero. Hablar con un tono de cordialidad, conciso y concreto. No hablar mal de la actual o anterior empresa.

Es bueno ensayar la entrevista antes, planificar qué quiero conseguir, qué decir y cómo decirlo. A un campeón de golf le dijeron una vez que tenía mucha suerte y contestó: ‘Sí, y cuanto más entreno más suerte tengo’.  Busca y explora la página web de la compañía, céntrate en qué están buscando. Hay que recordar nuestros puntos fuertes y nuestras áreas de mejora.

Y recuerda: No habrá una 2º Oportunidad para generar una 1ª primera Impresión.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información. politica de cookies

ACEPTAR